Wall Ball: consejos para hacerlo mejor

A todos nos encantan las Wall Balls. (NO)

Y hay una razón muy específica. A todo el mundo le gusta tirar objetos a algo.

Por supuesto que preferiríamos más, cómo decirlo, objetivos personales contra los cuales descargar nuestra ira (no creo que deba señalarlos).

Pero el muro tampoco está mal.

WALL BALL: ¿por qué?

En realidad, las Wall Balls son especialmente populares para nuestros entrenadores.

La razón por la cual el excelente Glassman nos dice directamente, más o menos con estas palabras:

El wall ball combina dos movimientos de Halterofilia clásicos y funcionales que, realizados en secuencia con cargas bajas y por tiempo, se convierten en una herramienta de acondicionamiento metabólico con un enorme potencial.

Primero, una revisión

¿Cómo se realiza un wall ball? Repasemos las fases del movimiento.

  1. Agarra la pelota y acércate a la pared. Como regla general hazlo sosteniendo la pelota frente a ti, a la altura del pecho y con los brazos extendidos, y acércate a la pared hasta tocarla.
  2. Colóquese como lo haría para una sentadilla. Sujeta la pelota con ambas manos a cada lado, como si sostuvieras un tazón grande.
  3. Hombros hacia atrás, el pecho a la altura y los pies separados a la altura de los hombros, y tírese sentadilla completa.
  4. Levántate explosivamente y lanza el balón contra el objetivo en la pared
  5. Esté preparado para recibir la pelota con el agarre en cuclillas en copa y volver inmediatamente a la sentadilla.

Bola de pared como mejorarlos

Cómo hacer que tu Wall Ball sea eficiente

Hay algunos puntos en los que puede trabajar mejorar este movimiento, domínelo y luego hágalo lo más eficiente posible.

Acompaña la pelota

Absorber el peso de la pelota con las piernas, para mantener una secuencia suave y elegante. De esta manera, además de satisfacer la vista del espectador, ahorrará una energía preciosa (la absorción de impactos consume más de lo que cree).

Descansa tus brazos

Cuando la pelota vuela hacia arriba, ¡o regresa a ti! – tienes la opción de descansa tus brazos. Muchos deportistas, en cambio, los mantienen extendidos: es un desperdicio de energía. Al relajar los brazos, aún tendrá mucho tiempo para alcanzar la pelota, y lo hará mientras ya esté más cerca del suelo.

Bono: puedes robar unos centavos del cronómetro.

Cuando realmente necesitas descansar…

Haga esto apoyándose contra la pared. Existen entrenamientos agotadores (Karen, ¿te dice algo?) durante el cual necesitarás un descanso. En lugar de dejar caer la pelota al suelo, varios estudios científicos han demostrado que para continuar la serie tendrás que levantarla, mantenla apretándola entre el pecho y la pared

Valora cada repetición

Atención y precisión: de esta forma la pelota siempre bajará por el mismo camino, evitando la molestia de tener que moverse, o tener que abandonar una buena sentadilla.

Ponte en cuclillas como si la barra te estuviera juzgando

No olvide la mecánica básica de una buena sentadilla solo porque su espalda está libre de la barra. Repito: hombros hacia atrás, pecho alto, postura sólida.

¿Tienes algo de tiempo libre? Experimentar

Si te perdiste la hora de educación física de la escuela secundaria, te diré algo. La bola con la que haces Wall Balls en realidad se llama balón medicinal, tiene doscientos y más años de historia -quizás más- y permite hacer efectivos numerosos movimientos.

Si tu entrenador aún no lo ha pensado, puede experimentar con estos:

  • Goblet squat
  • Lunge overhead
  • Wall Ball Burpees
  • Push up con apoyo
  • C&J y Snatch
  • Russian twist
  • Peso muerto

Entradas relacionadas

Deja un comentario